jueves, 23 de junio de 2016

Tribunal de las aguas, Valencia

Hace 10 años que vivo en Valencia, y por muchas veces que lo he dicho, nunca he sacado tiempo para ir a ver el Tribunal de las Aguas que se reúne los jueves a las 12, mientras suenan las campanas del Miguelete, en la puerta de los Apóstoles de la Catedral de Valencia. Y hoy por fin ha sido el día.

Había muchísima gente, no me lo esperaba. Y duró 3 minutos contados. Exactamente lo que tarda el alguacil en llamar dos veces a cada acequia con la frase "denunciats de la sèquia de...!" (Quart, Benàger i Faitanar, Tormos, Mislata, Mestalla, Favara, Rascanya, Rovela y Chirivella). Como no había denunciantes, pues todos a casa.



El tribunal está formado por 9 síndicos, cada uno representante de la comunidad de regadores de su acequia. No tiene un origen definido, pero los historiadores afirman que data de la época romana y desde 2009 es Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. Actualmente con los avances en riego no es necesario, pero se sigue constituyendo conservando la tradición. Básicamente resolvían los conflictos de los campesinos a la hora de regar sus campos con el agua asignada de la acequia que le correspondía. Todo el juicio se hace oral y en valenciano.
Lo que también se conserva es que la pena impuesta por el tribunal se mide en sueldos como en la época medieval. Un sueldo equivale al sueldo diario del guarda de la acequia.

Y aunque sean unos minutos, animo a ir a verlo ya que es muy curioso.

1 comentario:

  1. Fue rapidito pero hay que mantener las tradiciones.

    ResponderEliminar